Bombillas y portalámparas crepusculares

Las bombillas y portalámparas crepusculares son dos soluciones para un mismo problema. Ambos dispositivos integran un sensor crepuscular para controlar la iluminación automáticamente. Analizamos cual es la mejor solución para controlar una luz entre el ocaso y la puesta de sol.

Bombilla con sensor crepuscular.

Cada día son más populares las bombillas con el sensor crepuscular integrado. El sensor crepuscular se encuentra colocado junto a la bombilla de tal manera que no se ve afectado por su propia luminosidad. Como pudimos ver en la entrada sobre sensores crepusculares, la cercanía entre la propia luz emitida y el sensor podía producir un problema en la detección. En el caso de estas bombillas es un problema resuelto y la mayoría de las opiniones de los clientes que las utilizan son positivas en ese sentido.

Esta es una opción cómoda y sencilla para tener una luz controlada por el crepúsculo porque no es necesario cableado y tampoco necesitamos enchufes para realizar la conexión, todo el mecanismo está integrado en la bombilla. Es tan fácil como reemplazar tu bombilla actual con la bombilla crepuscular y estará funcionando. Importante, igual que al comprar otro tipo de bombilla, asegurarse de escoger el casquillo correspondiente para nuestro portalámparas.

El primer problema que nos encontramos en este tipo de bombillas es que suelen durar menos que las bombillas LED sin sensor, debido a que normalmente las colocamos en lugares más hostiles. Por ello, es muy importante la calidad de los materiales con los que están hechas. Además, tienen el circuito del sensor integrado en un espacio reducido, donde se genera una temperatura elevada. Por todo esto, en muchas ocasiones las horas de vida útil indicadas por el fabricante no llegan a cumplirse.

Comprar bombillas con sensor crepuscular.

Las siguientes bombillas crepusculares con casquillo estándar E27 son algunos de los modelos que puedes encontrar con una buena relación calidad-precio.

Bombilla LED con sensor crepuscular de Konesky. Se trata de un pack de 2 bombillas de 8W de consumo. Tienen un precio ajustado y muy buenas valoraciones. Con un grado de protección IP44 son aptas para exteriores y según su fabricante tienen una vida útil de 50000 horas.

Bombilla LED crepuscular de Etrogo. Si quieres elegir unas bombillas crepusculares que emitan un blanco cálido, este pack de dos bombillas es un poco más caro que el anterior, pero están disponibles con una temperatura de color de 2700K (blanco cálido) y 5000K (blanco frío, igual que las Konesky). La vida útil indicada por su fabricante es de 25000 horas.

Echa un vistazo a la cantidad de bombillas que puedes encontrar online de diferentes marcas, fácilmente encontrarás una con la potencia, temperatura de color y casquillo que buscas. La opción de philips siempre es un valor seguro en iluminación, a un precio algo más elevado, claro está.

Portalámparas con sensor crepuscular.

Después de leer el apartado anterior sobre bombillas crepusculares, donde decíamos que el hecho de juntar en un mismo dispositivo sensor crepuscular y bombilla es uno de los motivos que acortan el tiempo de vida del dispositivo, tenemos que hablar de los portalámparas crepusculares.

Un portalámparas es un mecanismo muy sencillo que adapta la conexión entre una bombilla y los cables que llevan la energía eléctrica en el circuito de la vivienda. Por su forma alargada permite integrar un sensor crepuscular aislado del calor de la bombilla.

El precio de un portalámparas con sensor crepuscular es lógicamente mayor a uno que no lo tiene. De todos modos, es una inversión que sale a cuenta, ya que el portalámparas no hay que reemplazarlo cuando se rompa la bombilla. Además, podremos colocar una bombilla LED normal, que será más barata y durará más en el tiempo.

Comprar portalámparas con sensor crepuscular.

Una característica de estos portalámparas con sensor crepuscular es que vienen con un casquillo, al igual que una bombilla, para enroscar directamente en otro portalámparas. Esto simplifica la tarea de su instalación ya que no vas a necesitar ni el destornillador ni pelar cables. Pero por este mismo motivo, debes de tener en cuenta que al colocar los portalámparas crepusculares vas a requerir un espacio mayor que si colocas únicamente la bombilla. Si vas a colocarlo dentro de un farol o espacio reducido, fíjate bien en sus dimensiones antes de comprar uno. Por lo demás, hay diferentes opciones de compra donde elegir, la más simple y barata viene con el sensor y nada más:

Permite conectar bombillas incandescentes de hasta 60 W o bombillas de bajo consumo hasta 22 W.

Portalámparas E27 crepuscular de Electraline. Este modelo se diferencia del anterior en que podemos orientar el sensor, que viene conectado con un cable. Por ejemplo, para que funcione sin problemas lo ideal es orientarlo hacia una zona donde no capte de forma directa ninguna fuente de luz ni de sus reflejos.

Portalámparas con sensor de movimiento y sensor crepuscular de Electraline. Del mismo fabricante que el anterior está este modelo con dos sensores. Para aquellos casos en los que buscamos que la luz se encienda solamente de noche y cuando se detecte un movimiento. Y en lugar de estar toda la noche encendida, solamente por un periodo de tiempo.

Funcionamiento crepuscular de la bombilla dentro de una lámpara.

Las lámparas suelen ser, o abiertas por alguno de sus lados o translúcidas, para dejar pasar la luminosidad que emite la fuente de luz en su interior. Por este motivo, no hay ningún problema en colocar las bombillas y portalámparas crepusculares dentro de lámparas o faroles.

Independientemente del material con el que está hecha la lámpara, el sensor crepuscular es capaz de captar la luminosidad exterior para activarse. Eso sí, hay que tener en cuenta que la intensidad de luz recibida por el sensor puede verse disminuida, por lo tanto, el nivel de oscuridad necesario para encenderse se alcanzará antes y el nivel de luz necesario para apagarse se alcanzará más tarde. En el caso de faroles de vidrio la sensibilidad es prácticamente la misma que a la intemperie.

Caso de uso.

Las luces crepusculares se pueden emplear en cualquier situación que se te ocurra, uno de los casos más comunes es para iluminar zonas exteriores como jardines o la entrada de casa, ya sea por seguridad o por comodidad.

Tanto las bombillas como los portalámparas crepusculares no requieren ningún tipo de modificación en la instalación eléctrica. Allí donde los coloques, basta con dejar conectado el interruptor que controla la luz, de este modo habrá corriente y automáticamente la bombilla se encenderá al anochecer. Si los utilizas para iluminar la entrada de tu casa cuando llegas tarde, te encontrarás todo iluminado y para que las luces no sigan encendidas toda la noche solo tienes que apagar el interruptor.

Deja un comentario