Cómo limpiar los faros delanteros de tu coche.

Tener las luces delanteras del coche limpias es un aspecto importante de seguridad. Con el paso del tiempo los focos delanteros se pueden volver opacos o amarillentos. Este desgaste se puede producir por la exposición al sol en la parte exterior. Por dentro del foco el desgaste se debe a la potencia de la propia luz. Te contamos cómo limpiar los faros delanteros del coche por fuera.

Te puede interesar cómo limpiar faros por dentro.

Cómo limpiar los faros opacos de las luces delanteras.

El desgaste exterior de los faros se produce mayormente por el sol aunque muchas veces son otros elementos los causantes del problema. Los faros delanteros debido a la posición que ocupan en el vehículo sufren mucho las malas condiciones meteorológicas.

Simplemente el polvo o cualquier tipo de partículas con las que chocan nuestros faros a elevada velocidad van a provocar un desgaste con el paso de los años. Este desgaste será menor o mayor dependiendo del coche que tengamos y el uso que hacemos de él. Al final no nos queda otra que o comprar faros nuevos o aplicar alguna técnica que los vuelva a hacer brillar. A continuación te contamos cuatro maneras diferentes para limpiar los faros amarillos y opacos.

Opción 1.Pulir los faros del coche con pasta de dientes.

Esta técnica es muy sencilla, tenemos que limpiar bien el faro antes de empezar.

Para limpiar los faros opacos se aplica la pasta de dientes con un trapo de algodón, frotando en círculos. ¡Ojo! debe de ser una pasta de dientes de las tradicionales, la blanca, y se puede rebajar con unas gotas de agua para hacerla más ligera. Para terminar hay que retirar toda la pasta sobrante con un paño limpio. El tiempo que hay que estar aplicando la pasta será de unos 5 minutos mínimo y dependiendo de cómo veamos el resultado final podemos darle otra vuelta. Si a la pasta de dientes le añadimos un poco de bicarbonato podemos conseguir que la mezcla sea más abrasiva.

Para terminar y ver el resultado final enjuagaremos con agua y jabón, comprobarás que el acabado es sorprendentemente bueno. Los faros amarillos volverán a ser transparentes.

Opción 2. Pulir los faros del coche con bicarbonato y vinagre.

Igual que antes, este es otro remedio casero sobre cómo limpiar los faros delanteros. En esta ocasión aprovechando las propiedades abrasivas del bicarbonato y las propiedades abrillantadoras del vinagre el amarillento de los faros desaparecerá. Se aplica una mezcla casi líquida con un trapo mojado en esta solución. Aquí debemos de tener en cuenta que el resultado es menos suave que con la pasta de dientes. Podemos dar una vuelta con la mezcla de bicarbonato y vinagre y rematar con pasta de dientes para un mejor acabado.

Opción 3. Lijar y pulir los faros del coche con un kit reparador.

Es una tarea laboriosa que se recomienda solo cuando el faro está bastante deteriorado. Nos puede llevar hasta media hora de trabajo cada faro si lo hacemos a mano. Se puede utilizar una lijadora eléctrica, si dispones de ella, para hacerlo más rápidamente.

Puedes encontrar kits que vienen con todo lo necesario, buscando en Amazon “kit pulir faros” o “kit restaurar faros”. Solamente debes de seguir las instrucciones que incluyen estos productos. Normalmente contienen un conjunto de lijas de diferente espesor que deberás aplicar. Ten en cuenta que cuanto mayor es el número de la lija más fino es el grano que lo compone, es decir, más ligero es el lijado. Hay que aplicar las lijas gruesas primero y las más suaves después. Es recomendable cuando lijamos el faro ir humedeciendo la superficie para obtener un acabado liso.

Después del lijado es el momento de aplicar el pulimento, también con un trapo húmedo. Aplicando en movimientos circulares y de forma suave vamos a dejar el faro como nuevo.

Opción 4. Lijar y pulir los faros del coche comprando el material necesario.

La última solución que explicamos para limpiar faros opacos sigue los mismos pasos que hemos descrito en la opción anterior. Podemos conseguir el mismo resultado sin el kit reparador de faros comprando las lijas de diferente grano por separado. Hay que tener en cuenta comprar al menos lijas de tres granularidades diferentes, empezando con la más gruesa, y por tanto más abrasiva,  de 500, otra de 1200 por ejemplo, y la más fina que sea de 2500. Además debemos preparar cinta de carrocero para cubrir alrededor de los faros y no dañar la pintura del vehículo.

Los usuarios recomiendan al terminar de pulir los faros delanteros aplicar un barniz en spray para faros.

Así conseguiremos mantener los faros mayor tiempo en buenas condiciones, este barniz actúa como un protector contra los rayos ultravioleta.

En la entrada barniz para faros de coche puedes conocer a fondo cuando aplicar este tipo de productos y cuál es el más adecuado.

Por qué limpiar los faros delanteros.

Limpiar los faros delanteros de nuestro vehículo asiduamente no es recomendable. Una limpieza con pulimiento produce un desgaste del material del faro. El faro suele ser de un tipo de plástico que quedará muy débil después de pulirlo varias veces, de tal modo que finalmente la única solución será cambiar los faros delanteros por unos nuevos.

No se trata de una labor que realizamos únicamente por estética. Normalmente debemos de limpiarlos cuando sean un problema para nuestra seguridad. Si los faros no emiten una cantidad de luz suficiente en la ITV nos pondrán una falta.

Limpiar las luces delanteras es una tarea sencilla y económica si la realizamos nosotros mismos siguiendo las indicaciones que hemos descrito.

2 comentarios en «Cómo limpiar los faros delanteros de tu coche.»

Deja un comentario