Análisis de características para comprar una linterna potente.

Existen linternas muy potentes en el mercado, pero al mismo tiempo pueden tener aplicaciones muy variadas. A continuación vamos a ver cómo valorar las diferentes características que podemos encontrarnos, y de esta manera poder elegir la linterna más adecuada para cada situación.

Si en algo vamos a estar de acuerdo durante toda la entrada es en que la tecnología de iluminación debe ser LED. Hoy día es difícil encontrar una que no lo sea debido a sus numerosas ventajas. Las linternas LED tienen mayor potencia lumínica, menor consumo y  apenas emiten calor. Además la iluminación LED ofrece una gran durabilidad para las linternas, nada que ver con las antiguas linternas que usaban bombillas de filamento.

Flujo luminoso led.

En primer lugar debemos fijarnos en el flujo luminoso led. Es básicamente la potencia que emite la fuente y se mide en lúmenes, que se representan con el símbolo LM. Hablar de lúmenes en iluminación LED es el equivalente a hablar de watts (vatios) en iluminación incandescente.

Con las bombillas tradicionales estaba clara la equivalencia entre sensación de luz y watts ya que la medida de watts está directamente relacionada con el consumo eléctrico. Para una mayor potencia eléctrica, el filamento de la bombilla produce una mayor incandescencia.

idea bombilla icono¡Ojo al dato! Mientras que un led transforma entre el 80 y el 90 % de la energía consumida en luz, las bombillas incandescentes transforman aproximadamente un 15 %, perdiéndose el resto en calor.

Dicho esto, ¿Cuantos lúmenes debe tener una linterna? Básicamente dependerá de la aplicación que vamos a darle, en muchas ocasiones es suficiente con poca potencia, o incluso resulta más agradable para la vista tener una luz reducida. Si buscas una linterna potente esta debe tener un flujo luminoso elevado pero es imprescindible que permita regular su intensidad. Una linterna con diferentes modos de funcionamiento te permitirá contar con la máxima potencia lumínica en aquellas situaciones que lo necesites pero también reducir el consumo cuando no sea necesario tener mucha luminosidad.

Óptica.

Cuando compramos una linterna para un uso más profesional la óptica que monta puede ser el factor decisivo para elegir una u otra. La óptica va a determinar el rango de distancia que alcanzará la luz y el enfoque que podemos darle.

reflector luz
Reflector de luz

El zócalo donde se aloja el emisor de luz es lo que se conoce como reflector y cuanto más profundo sea mayor será la distancia que alcance la luz. Existen linternas con zoom que son aquellas que nos permiten iluminar una zona pequeña o ampliar nuestro campo de visión, esto es posible porque tienen un reflector de luz ajustable. Para entenderlo mejor el reflector es básicamente como un espejo, si es de buena calidad distribuirá mejor la potencia en el ambiente.

A parte de las dimensiones el reflector puede ser liso o rugoso, el rugoso se utiliza para aumentar la luz que nos rodea y el liso para obtener mayor distancia.

Modo de alimentación.

Aquí la decisión está entre pilas o batería recargable.

Hay varios tipos de pilas y su principal limitación viene por la potencia que pueden ofrecer, la pila AAA que es la más común solo vale para linternas hasta 180 lúmenes. Conforme una pila aumenta de potencia también lo hace en tamaño y al final pueden resultar demasiado pesadas. Las pilas tipo D valen para linternas hasta 500 lúmenes y ya miden 62 mm de altura por 33 mm de diámetro. La mayor ventaja que tienen las pilas es que son baratas.

Si estamos buscando una linterna potente seguramente funcione con batería. Debemos fijarnos en la duración de la batería. Las linternas con batería recargable muchas veces también permiten el uso alternativo de pilas, por lo que son más versátiles.  Otro punto a favor es cuando estas linternas son recargables mediante USB, esto está bien porque podremos usar el propio cargador de nuestro móvil. En el caso de permitir carga rápida podremos tener una batería de unos 9000mAh cargada en menos de 3 horas (si el cargador también está preparado).

Material.

El material más común empleado en la fabricación de linternas es el aluminio anodizado. El anodizado es un proceso por el cual se le aporta al material una resistencia y durabilidad superior a través de un procedimiento químico. Existen otras variantes como linternas de aleación de aluminio, y algunas incluso de aluminio aeronáutico (solo por el nombre ya podemos intuir que son resistentes y van a pesar poco). Una ventaja del aluminio es su capacidad no magnética por lo que no se ve afectado por imanes.

Pero si realmente queremos una linterna que pese poco debe ser de policarbonato, material el doble de ligero que el aluminio y también muy resistente. Otra ventaja respecto al aluminio es que resiste mejor los cambios de temperatura.

Modos de funcionamiento.

Los modos principales de funcionamiento suelen ser alto, medio y bajo dependiendo de la intensidad de luz que queremos. Pero además pueden existir otros modos como el estroboscópico en las linternas tácticas, que consiste en una luz intermitente a alta frecuencia empleada para desorientar a un enemigo o asustar a un animal.

Para algunas actividades podemos necesitar linternas que emitan luz de un color determinado. El rojo por ejemplo se usa si tenemos que leer algo en la oscuridad sin deslumbrarnos, al tratarse de una luz cálida afecta menos a la sensibilidad de nuestra visión y al apagarla será más fácil adaptarnos a la visión nocturna. Tiene una aplicación clara en la observación astronómica. La luz verde se usa para caza y pesca por ser la más difícil de detectar por los animales. Y la luz azul se usa para inspección médica y oftalmología.

Otras características.

Además de todo lo hablado hasta ahora, en las especificaciones de una linterna podemos encontrarnos con otras características que pueden ser de interés.

El grado impermeable, que se mide con el estándar IP (Ingress Protection) y que debemos valorar si buscamos una linterna con resistencia a la lluvia o una linterna para bucear. Este estándar indica mediante dos dígitos la resistencia al polvo con el primero y la resistencia al agua con el segundo. Por ejemplo con IPX8 ya es una linterna sumergible de forma continuada (IPX0 se corresponde con ninguna protección, IPX9k es la máxima protección.)

Respecto al peso y el tamaño, aunque la tecnología LED ayuda a reducir el valor de ambas características, cuando queremos una linterna potente no podemos pedirle que sea del tamaño de un llavero y tenga una duración de uso prolongada. Al fin y al cabo las pilas o batería son el elemento más voluminoso de la linterna.  Pero sí que podemos tener en cuenta que sea de un material ligero y que tenga modos de funcionamiento, para adaptar su uso a la necesidad del momento y así reducir el consumo.

Pinchando aquí podrás ver las linternas más potentes vendidas en Amazon.

Deja un comentario