Consideraciones para comprar focos de trabajo LED para tractores.

Para realizar trabajos nocturnos en el exterior nada mejor como contar con un buen foco que ilumine adecuadamente la zona de trabajo. Los faros para acoplar en nuestro vehículo son una buena elección, pero debemos tener en cuenta varios aspectos si queremos que nos duren durante años iluminando.

Potencia.

Para trabajar lo ideal es disponer de una luz blanca. A mayor potencia luminosa mejor, pero a partir de los 7000 lúmenes podemos considerar un foco bastante potente. El consumo de los LEDs puede variar pero para conseguir los 7000 lúmenes anteriores estamos hablando de una potencia de 70 W aprox.

Con iluminación LED, debido a su bajo consumo es difícil que podamos romper la batería por una sobrecarga. De todos modos, si queremos hacer una instalación muy potente debemos asegurarnos de que el alternador es capaz de mantener una tensión constante en la batería. Veamos un ejemplo para calcular la potencia que podemos instalar:

 En las especificaciones del alternador vendrá indicada la corriente que es capaz de entregar. Por ejemplo un alternador que puede generar 60 A, funcionando toda la instalación a 12 V. Todo el consumo eléctrico del vehículo (iluminación principalmente) no debe superar los 60 A.

Los amperios en un alternador son equivalentes a la potencia que son capaces de dar como fuente de alimentación. Como normalmente los focos LED nos indican la potencia que consumen en vatios (W), podemos hacer la conversión de amperios a vatios para conocer cuántos focos podemos conectar. Es tan fácil como multiplicar por la tensión de funcionamiento, en este ejemplo P (W) = 60 A x 12 V = 720 W.

Si vamos a poner focos LED de 50 W. Suponiendo que el vehículo ya montaba sus dos lámparas principales de 60 W, y dejando 100 W adicionales de margen ⇒ Tendremos 720 – 120 – 100 = 500 W disponibles para nuestra instalación. Esto se traduce en 10 focos que podemos montar.

*Hay que tener en cuenta que el amperaje entregado por el alternador suele venir indicado como valor máximo, es decir, con el motor en ralentí tendrá un valor menor que en altas revoluciones.

Dimensiones.

Medir bien la zona donde lo vamos a colocar y en caso de poner varios asegurarnos previamente que no tenemos un problema de espacio. Para la fijación mediante tornillos, en el caso de tener que taladrar buscaremos una superficie resistente. En los tractores, retros etc., es fácil encontrar la superficie ideal en la parte trasera, si nuestra instalación es en un todoterreno las defensas del vehículo pueden ser un buen sitio.

Resistencia a la lluvia y al polvo.

Este es un factor importante para trabajar en exteriores, un foco con nivel impermeable IP68 es mejor que uno con IP56. Según la norma IP con el primer dígito estamos haciendo referencia a la protección contra sólidos. En este caso 6 es la protección máxima (fuerte protección contra polvo) y debemos exigir que sea así para la aplicación que le vamos a dar a un foco de trabajo. El polvo es un gran enemigo de la electrónica y si buscamos durabilidad mejor tener nuestros LEDs bien aislados.

Por otro lado el segundo dígito de la norma IP nos dice la protección contra líquidos. No deberíamos preocuparnos con un foco de trabajo que tiene valor mayor a 6 (ya soporta chorros potentes de agua, suficiente si limpiamos nuestro vehículo con agua a presión por ejemplo). Con valor 7 se puede sumergir completamente en agua a 1 metro durante 30 minutos. Y con valor 8 la inmersión puede ser a 1,5 metros. No es muy normal trabajar en situaciones donde se requieran los niveles de impermeabilidad 7 y 8, por tanto aunque nunca está de más, que tenga esta protección no debe ser un factor determinante para decidir cuál comprar.

Otras características.

Soporte ajustable y área de visión. Que nuestro foco sea direccionable es básico para poder orientar correctamente la luz en la zona que necesitamos iluminar. El área de visión por defecto es amplia en estos focos pero si es únicamente abatible en una dirección debemos atornillarlo bien centrado para que apunte a la distancia que queremos iluminar.

Longitud del cable. No suele ser un cable de más de 20 cm el que sale del foco cuando lo compramos, para hacer la instalación seguramente necesitemos cable adicional.  Nos valdrá un cable eléctrico para montajes sin tierra.

Como focos delanteros pueden ser una alternativa a las propias luces largas del vehículo. Si las utilizamos con el motor apagado, al tratarse de iluminación LED pueden consumir bastante menos, nuestra batería lo agradecerá.

Una de las opciones mejor valoradas por los clientes de Amazon la puedes ver aquí.

Deja un comentario