La luz ideal para leer de noche sin dejarnos la vista.

Esta entrada es para los amantes de la lectura, que muchas veces solo sacamos tiempo para seguir leyendo ese libro que nos tiene enganchados a últimas horas del día. Como todas las actividades que requieren enfocar la vista de cerca, es fundamental tener una buena luz para leer.

Vamos a discutir cual sería la luz ideal para leer cómodamente y a comentar las diferentes opciones en iluminación que podemos encontrar pensando en todo tipo de lectores, los del libro de toda la vida y los que prefieren un ebook. ¡Comencemos!

Todos hemos escuchado alguna vez que leer con poca luz daña la vista. Son varios los estudios que han desmontado esta teoría, nuestros ojos están preparados para adaptarse a los diferentes grados de iluminación, dilatándose las pupilas para recibir más luz cuando aumenta la oscuridad. Si es cierto que leer en condiciones de oscuridad produce un mayor cansancio visual, y si vamos a estar un buen rato leyendo conviene seguir las siguientes recomendaciones:

  • Debemos evitar obstáculos entre el foco emisor de luz y nuestro libro, por ejemplo no es la mejor elección situar el punto de luz a nuestras espaldas, nuestro propio cuerpo disminuirá de forma considerable la intensidad de luz que recibe el libro.
  • Iluminación desde arriba y distribuida de forma homogénea.
  • Evitar los reflejos, ya que también pueden producir fatiga visual. Podemos saber si existe algún tipo de reflejo colocando un espejo en la posición donde tenemos el libro.
  • Color de la luz. Si necesitamos estar concentrados está demostrado que la mejor opción es emplear una fuente de luz blanca. Si en cambio buscamos la relajación podemos optar por una fuente de luz más cálida.

La mejor luz para leer.

Desde un punto de vista técnico existen tres variables que van a determinar lo buena que es la luz de lectura de la que disponemos.

  1. En primer lugar la temperatura de la luz. Hemos dicho que para ayudar a la concentración debe ser una luz blanca (o fría), en concreto de entre 4000 K y 5000 K.
  2. En segundo lugar el índice de reproducción cromática (CRI). Mide la capacidad para reproducir los colores. Cuanto mayor es, mejor se reproducen los colores reales del objeto. En este caso es preferible que sea bajo para evitar las distracciones.
  3. Por último los lúmenes. Es la medida del flujo luminoso, cuantos más lúmenes más brillo. Para lectura se recomienda tener entre 400 y 500 lm.

Si nos ponemos a analizar los consejos que hemos listado anteriormente para tener una buena luz de lectura, en lo que a posición se refiere, la luz del techo de la habitación es la mejor opción para tener una cobertura uniforme. Al mismo tiempo es donde mejor se esquivan los objetos que puedan obstaculizar el haz de luz que llega a nuestro libro.

A continuación vamos a ver las diferentes alternativas que tenemos para leer de noche sin contar con la luz de la habitación. Son luces de lectura pensadas para no molestar a la gente que nos rodea, iluminan la posición de nuestro libro de la mejor manera posible y las podemos encontrar en formatos muy diferentes.

Luz manos libres para el cuello.

Se trata de una luz manos libres como su propio nombre indica. Tiene una forma tubular flexible que se coloca en el cuello e ilumina delante de nosotros. Es muy cómoda de utilizar porque no tiene cables, se carga a batería, y pesa muy poco. El consumo no es muy elevado puesto que se trata de iluminación LED, aun así, viene con dos LED y cada uno se enciende de manera independiente, de tal modo que en algunas situaciones puede ser suficiente luz la que aporta uno solo de los extremos. Adicionalmente se puede regular la intensidad en tres posiciones.

En fin, posiblemente sea una de las luces de lectura más práctica que vamos a encontrar. Se puede emplear como linterna en cualquier otra aplicación que se te ocurra, pasear por la noche, coser, hacer cualquier manualidad etc.

Luz para leer libros electrónicos.

Algunos libros electrónicos ya vienen con luz para leer de noche integrada y la verdad es que esta opción ya cumple todas las recomendaciones que hemos listado antes. Pero si no es nuestro caso o simplemente no nos gusta que brille la pantalla tenemos otras alternativas.

Pinza con luz sujeta a la parte superior del libro, esta opción está bastante bien valorada por los usuarios de ebook sin luz incorporada, porque ilumina bien el libro desde arriba y de forma homogénea, sin añadir un peso excesivo.

Luz para leer libros de papel.

La opción de la pinza también está disponible para libros de papel. ¡Pero cuidado! Hay que tener en cuenta la longitud del brazo, si es muy corto y solo viene con un punto de luz no resulta nada recomendable, el motivo es que cada vez que pasamos de página estaremos leyendo la cara opuesta y puede resultar un engorro andar reorientando el punto de luz para que ilumine correctamente. Aun así, si la opción de la pinza es la que más nos convence podemos encontrarla con dos cabezales de luz y quedaría resuelto el problema.

Luces fijas para leer libros.

La otra gran opción que tenemos en luz para leer de noche es usar una lámpara de pie que podemos situar junto a nuestro rincón de leer. Además de ocupar poco espacio puede resultar muy cómoda, con el único inconveniente de no ser tan portable como la luz junto al libro. Algo que debemos valorar en este tipo de luces es que vengan con control de intensidad lumínica, de esta manera regularemos la luz que necesitamos en cada momento. Por ejemplo dependiendo de la hora del día podremos compensar la pérdida de luz natural de forma progresiva.

Por último si somos lectores de cama y estamos dispuestos a hacer una inversión un poco mayor, podemos buscar una luz para cabecero de cama. Funcionará con la red eléctrica y nos aportará una luz mejor distribuida que si usamos una lámpara de mesita de noche común.

¿Dónde puedo comprar mi luz ideal para lectura?

Pinchando aquí puedes consultar todas las opciones en luz para leer de noche que existen en Amazon.

Si leemos en una mesa de trabajo donde tenemos poco espacio podemos buscar una luz de lectura USB que sea flexible.  Se alimenta directamente de un puerto del ordenador y tiene tecnología LED para ofrecer una buena iluminación.

Deja un comentario