Consejos e instalación de sensores crepusculares en exteriores.

Para instalar correctamente un sensor crepuscular no necesitas ser ningún experto en electricidad. Ten en cuenta los consejos que te damos a continuación para conseguir un funcionamiento adecuado del sensor. Conoce todas las ventajas que tiene colocarlos en instalaciones domóticas para controlar la luz procedente del exterior.

¿Qué es un sensor crepuscular?

Un sensor crepuscular es un sensor de luminosidad. La palabra crepúsculo se define como la claridad de la luz al salir o ponerse el sol. Por tanto, estos sensores se denominan así porque se emplean para operar cuando ocurren los crepúsculos matutino y vespertino, es decir, detectan el amanecer y el atardecer.

Los sensores crepusculares contienen una fotocélula que detecta los cambios de intensidad de la luz exterior para controlar los dispositivos que se le conecten. Son ampliamente usados para controlar puntos de luz en zonas exteriores.

Modos de funcionamiento del sensor crepuscular.

Cuando al anochecer la luz se desvanece alcanzando un umbral mínimo de luminosidad que hemos establecido (el valor LUX que veremos a continuación) el sensor deja pasar la corriente para alimentar una carga eléctrica (una lámpara, por ejemplo). En ese momento puede actuar de dos modos diferentes:

  1. Permanecer conectado durante un tiempo controlado por un temporizador.
  2. Permanecer conectado hasta que se produce el fenómeno inverso, si estamos en exteriores, la luminosidad del amanecer será la que detecte el sensor para desconectar la carga que hay conectada.

En cualquiera de los casos un buen sensor crepuscular debe contar con un retardo desde que recibe la luz umbral hasta que manda la señal de conectar o desconectar la carga. De otro modo, una luz que aparezca durante la noche de forma aislada (luces de un coche que circula, por ejemplo) podría ser detectada y provocar un efecto indeseado.

Utilización de los sensores crepusculares.

El uso principal del sensor crepuscular es activar y desactivar un dispositivo eléctrico de forma automática cuando sale el sol y cuando se pone. Por ejemplo, se usan para encender y apagar una fuente de luz que queremos funcionando durante toda la noche. Para soluciones de domótica, se pueden emplear para que suban y bajen las persianas de forma autónoma.

Entonces, su utilización principal es emplearlos como interruptores automáticos para conectar y desconectar cualquier dispositivo que le conectemos, en función de la luminosidad que hay en el entorno.

La combinación de los sensores crepusculares con sensores de movimiento nos permite conseguir un sistema de iluminación más eficiente, reduciendo el consumo eléctrico de nuestros hogares.

Configuración de sensores crepusculares.

El parámetro más importante que hay que configurar en un sensor crepuscular es la consigna de luminosidad, también conocido como LUX.

El ajuste de LUX es un potenciómetro qué nos permite regular la sensibilidad del sensor crepuscular. Calibrarlo bien es importante para el correcto funcionamiento. En muchas ocasiones no podemos orientar el sensor a una zona completamente oscura, sin contaminación lumínica de otras fuentes, ajustando el LUX del sensor crepuscular podemos establecer el límite de luminosidad que debe interpretar como oscuridad para no encenderse. Por ejemplo, un caso de contaminación lumínica típico son las farolas del alumbrado público cercano, una configuración demasiado sensible podría hacer que nunca se encendiera la luz que tenemos conectada. En el mismo sentido, se debe colocar el sensor fuera del alcance de la luz que estamos controlando, para evitar que se encienda y apague de forma intermitente.

Si vas a poner el sensor crepuscular a la intemperie comprueba que tiene una protección IP suficiente. IPx6 cumplirá cualquier expectativa al tratarse de un aparato que no vamos a sumergir en agua.

En la entrada sobre cómo instalar luces con sensor de movimiento puedes leer paso a paso como realizar la instalación de este tipo de sensores tú mismo. La instalación de un sensor crepuscular se realiza de la misma manera que la de un sensor de movimiento.

Tipos de sensores crepusculares.

Podemos encontrarnos diferentes tipos de sensores:

  • Sensor crepuscular integrado con el foco de luz. Son enchufables o funcionan a batería. Están pensados para colocar en lugares donde queremos poner un punto de luz y no tenemos instalación hecha, especialmente en jardines. Se pueden comprar con placas solares incorporadas de modo que en zonas donde hay bastante sol durante el día se cargarán lo suficiente para funcionar por la noche.
  • Podemos comprar sensores que vienen preparados para instalar directamente en el cuadro eléctrico de casa (asegúrate de tener espacio), en el producto vendrá indicado que son para instalar en el carril DIN (barra de metal normalizada para la instalación de elementos eléctricos). Este tipo de sensor crepuscular para carril DIN es el más profesional, siempre vienen con el potenciómetro para ajuste de LUX que comentábamos anteriormente.
  • Sensor crepuscular empotrable para colocar en el exterior. Las características son exactamente las mismas que el caso anterior, lo único que cambia es que están ideados para colocarlos fuera del cuadro eléctrico. El cableado es igual y por tanto la instalación también.

Instalación de sensor crepuscular.

Para realizar la instalación solamente hay que realizar unas conexiones muy simples. Se conectará la fase (cable marrón) y el neutro (cable azul) para alimentarlo a 230V. El sensor lo posicionaremos en la zona que creamos conveniente. Y por último, quedará otra borna o cable que va directamente a la lámpara o circuito que queremos controlar. Este cable es la salida de fase. Aquí puedes leer en detalle como realizar la instalación, la salida de fase es el cable rojo que aparece en el segundo esquema.

Para un ajuste fino de la cantidad de luminosidad en el ambiente con la que queremos que se activen las luces conectadas al sensor, encenderemos todas las luces que puedan influir sobre el sensor. Iremos bajando la sensibilidad hasta que se encienda la luz que vamos a controlar. Y ese será el punto donde quedará correctamente calibrado.

Para la mayoría de usos que le podemos dar a los sensores crepusculares es preferible comprar uno donde el sensor en si no venga incrustado en el propio aparato. De este modo podremos orientarlo con mayor libertad. Si el cable del sensor que compramos se queda corto se puede empalmar sin problema para colocarlo en la zona donde queremos capturar la luminosidad.

Un detalle importante a tener en cuenta para instalaciones complejas es el de la potencia. En las especificaciones del sensor deberá venir indicado la potencia que es capaz de soportar. Por ejemplo, si se indica que soporta 2300 W quiere decir que no podemos poner el sensor a controlar una potencia superior. En iluminación no vamos a tener problema porque las bombillas hoy día consumen muy poco.

Deja un comentario